MÁS SOBRE EL CACAO

Ka'kau fue el nombre original que los mayas le dieron a lo que consideraban una planta mágica. Utilizado en rituales, como ofrenda a los dioses, en ceremonia matrimonial y como bebida para compartir en círculos chamánicos, el cacao representaba lo divino en las culturas de Mesoamérica. El mito maya de la creación decía que Dios hizo al hombre del maíz, y luego una “serpiente emplumada” les ofreció cacao para beber y convertirse en humanos con toda la sabiduría de la naturaleza.

Los primeros colonialistas no tardaron en ser testigos del poder que tenía el cacao en las tradiciones indígenas. Una vez que reconocieron el valor intrínseco de la planta, comenzaron a usarla como moneda, trayendo sacos de granos de cacao a través del océano para servir a los aristócratas y la realeza de España y, más tarde, a toda Europa. Aunque al principio no les impresionó la amargura de su sabor, pronto descubrieron que mezclarla con azúcar hacía que la bebida estimulante fuera mucho más atractiva para los ciudadanos del Viejo Mundo.

En los últimos siglos hemos perdido la veneración por esta medicina vegetal única que no solo nos permite reconectarnos con la naturaleza y su sabiduría sino que también contiene decenas de propiedades beneficiosas para nuestro cuerpo, mente y bienestar. El producto del chocolate es lo que más conocemos hoy en día, pero la planta del cacao sigue creciendo con fuerza en todo el Ecuador, dándonos la oportunidad de experimentarlo en su forma más pura.

El cacao de grado ceremonial consiste en los granos de cacao molidos en un molino de piedra después de ser fermentados en su propia pulpa y ligeramente tostados. Luego, los frijoles se convierten en una pasta que se solidifica a temperatura ambiente. El cacao grado ceremonial no contiene ninguna sustancia añadida ni edulcorantes, y respalda la ética de un producto orgánico, 100% puro, de comercio justo y mínimamente manipulado. Todo eso, junto con una visión e intención claras cuando se consume, crea una experiencia completamente diferente que tiene poco que ver con nuestra comprensión del chocolate moderno.

El nombre botánico que recibe el árbol del cacao es Theobroma Cacao, que en griego significa literalmente: Cacao Alimento de los Dioses.

Una ceremonia de Cacao en el mundo moderno es una oportunidad para que nos reunamos en un círculo y creemos un espacio para la investigación personal y la transformación profunda. Usando el Cacao como un catalizador para guiarnos a través de un viaje interno, la sabiduría de la planta medicinal nos ayudará a clarificar nuestro lugar en este mundo, nuestra relación con la naturaleza y la dirección de nuestros próximos pasos.

La medicina sutil del cacao encenderá tu intuición, creatividad y poder interior, y te guiará a través de cada paso del viaje, permitiéndote recibir sus regalos con gratitud.